[2007] deber de memoria 5

Deber de memoria V
( [Marsella, septiembre 2007] )

foto: Maria Cosmes

Deber de memoria (2004-2007) es una serie de performances time/site-specific que tratan el tema de la memoria en contextos concretos.

La quinta acción de esta serie la realicé en Marsella el 29 de septiembre de 2007, 69 aniversario de la firma de los Pactos de Munich, hito que aparece de forma recurrente en esta serie, porque marcó un punto de inflexión en la historia europea y mundial. Ese mismo día del año 1936, Franco se hacía nombrar jefe del estado español y “Generalísimo de los ejércitos” por sus partidarios.

Al inicio de la performance me iba pegando sobre la ropa y a mi alrededor etiquetas con palabras escritas para componer varias frases. Las palabras estaban impresas en rojo y azul, los colores de la bandera de la antigua Checoslovaquia, y las frases: “Qué horrible y fantástico sería que tuviéramos que estar cavando trincheras y probándonos máscaras antigás aquí a causa de una batalla en un país lejano entre gente de la cual no sabemos nada”, “Se os ha dado la oportunidad de escoger entre la indignidad y la guerra; habéis escogido la indignidad, pero también tendréis la guerra”; “Sobre nosotros pero sin nosotros”. La primera frase la pronunció Chamberlain de vuelta de Munich, presentándose como el hombre que había conseguido la paz; la segunda fue la respuesta que le dio Churchill en el Parlamento inglés; la tercera, la de los representantes checoslovacos convocados a Munich, donde no se les dio ninguna opción a opinar sobre el futuro de su país.

Después, leí los Pactos de Munich, omitiendo toda referencia a nombres o a lugares, porque la ignominia allí escrita es universal y no necesitaba ser especificada. Recorté la silueta de la antigua Checoslovaquia de un mapa de carreteras y rocié ambos papeles con alcohol. Coloqué encima una vela cuadrada que había recortado anteriormente en forma de cruz gamada y a la que había añadido una mecha larga auxiliar y prendí la mecha. Cuando la segunda mecha, que estaba sobre los papeles, prendió, mapa y pacto ardieron. A pesar de no haber mencionado sobre qué estaba hablando, muchas personas, especialmente las de más edad, sabían a qué me estaba refiriendo, y otras muchas se acercaron a hablar conmigo.