[2008] ¿puede ser la enfermedad un arma?

¿Puede ser la enfermedad un arma?
Performance con tres proposiciones, tres postulados y un corolario.

( [Dentro de las jornadas de presentación de la revista Espaienblanc sobre la Sociedad terapéutica. HORIGINAL, mayo 2008] )

vídeo: César Merino - Judit Vidiella
vídeo: César Merino - Judit Vidiella

Proposición Primera
  • No estamos enfermos
  • No tenemos trastorno de adaptación
Postulado Primero
  • No queremos adaptarnos
  • El sufrimiento es real
Después de formular los postulados, rompo una copa de un puñetazo.
Proposición Segunda
  • Si cada vez somos más los diagnosticados y medicados, ¿quién está enfermo: nosotros o la sociedad?
  • ¿Existe una Sociedad o un Poder terapéuticos o una Sociedad enferma?
  • ¿Dónde queda la responsabilidad?
Postulado Segundo
  • Somos el síntoma, no la enfermedad
Voy sacando los diferentes medicamentos que me tomo diariamente y los pongo en una copa, después de explicar su componente genérico y su función. Lleno una copa de vino, explicando también su origen y composición. Me tomo con el vino las pastillas que me tocan en ese momento.
Proposición Tercera
  • La estigmatización del hecho terapéutico puede subvertirse reconociéndola y haciéndola visible públicamente.
Postulado Tercero
  • Al socializar el hecho terapéutico me reconozco como igual a mis iguales.
  • Dejamos de estar solos y de ser invisibles.
  • Dejamos de ser no-personas.
  • Somos parte de una comunidad que crece y que se puede reconocer como tal.
Reparto en una bandeja unas pastillas dentro de un bote entre los asistentes. También invito a la gente a marcar en unas hojas su diagnóstico según el CIE-10, o a hojear la clasificación por curiosidad.
Corolario
  • La enfermedad puede ser un arma.
Construyo una reproducción a tamaño real de una automática Colt M1911A con blisters vacíos de Gelocatil y gomas elásticas de color rojo.




Evidentemente, las pastillas eran reales pero no contenían la medicación original. La reaccción de los asistentes fue diversa. La mayoría guardó las cápsulas, alguna persona se la tomó sin dudarlo y otros, curiosos, descubrieron que en el interior había un texto enrollado; de hecho eran dos textos, porque había una pastilla que era diferente.

El texto era el siguiente:

La cuestión fundamental de las ciencias del hombre gira en torno de la posibilidad y el fin de la sociedad, los moldes de la naturaleza y los artificios de la cultura, las quejas y las dudas del aprendizaje humano. Y la dirección de este conocimiento, como nos recuerda Epicuro, no debe tener otro fin, si no quiere sucumbir al peso de su propia gravedad, que el de curar el sufrimiento. Porque el conocimiento de los recursos y relaciones de los hombres es tan grave que o se dirige hacia su remedio o se sucumbe bajo su realismo inmovilista, forzosamente descorazonador, absurdo.

(Ignasi Terradas. Mal natural, mal social. Barcanova, 1988)

El otro texto trataba sobre la responsabilidad a la cual me había referido en una de mis cuestiones y era la primera parte del artículo 56.3 de la Constitución Española. Es un texto fácil de encontrar.



Agradecimientos: Laia Manonelles, Espaienblanc