[2001] via crucis

Via crucis
( [Castell de Cornellà, marzo 2001] )

fotos: Maria Cosmes
vídeo: Manuel Morales, Angel Pastor

Esta acción, en la línea de Desechos de la memoria, realiza un despliegue catártico de material documental almacenado a lo largo del tiempo, en este caso las cajas de psicofármacos acumulados en los seis años anteriores.

En la primera parte de esta acción, el performer conduce al público al exterior de la sala y le explica su intención de crear una cadena con las cajas, empezando a unir las mismas con una grapadora. El público, una vez visto el inicio del trabajo del performer, es conducido de nuevo hacia el interior de la sala, en la que se realizan otras acciones. Al terminar las mismas, el público vuelve a salir al exterior, donde el performer acaba de finalizar su cadena. El performer se grapa el extremo de la cadena de cartón a la espalda de su camiseta, en cuyo reverso hay impresos varios prospectos de medicamentos.

Ayudado por el público, el performer baja las escaleras frente al castillo y deposita la larga tira que lleva pegada en el suelo. Mientras baja, va haciendo reflexiones en voz alta sobre el tema del via crucis, del tiempo de tratamiento y de los medicamentos que se han tomado en seis años. Al llegar abajo, se quita la camiseta y la deposita en el suelo.

Con un pequeño soplete, el performer va subiendo las escaleras y quemando cajas. Una vez arriba, prende fuego al extremo y lo sujeta en alto hasta que las llamas llegan al borde.

Esta performance tiene, como en Desechos de la memoria, una intención no sólo de hacer un despliegue documental sino de dejar atrás, conceptualmente, situaciones y vivencias. También pretende una catarsis personal al oponerse a la concepción de acumulación y coleccionismo imperante en el mundo actual.